La curiosa historia de la higiene

¿ A que ducharte todos los días (o casi) te parece lo más normal del mundo? Y, sin embargo, no siempre ha sido así. Las nociones de limpieza y de suciedad han evolucionado mucho a lo largo del tiempo…

Lo que en la actualidad es un hábito, hace varios siglos era cosa extraña, y justamente lo contrario, la falta de higiene era la norma.

Por ejemplo, en el Renacimiento se cree que el agua permitía que las enfermedades entraran en el cuerpo. Así, adiós al baño y hola al aseo << en seco>>, limitado a las partes visibles: manos y cara, que se frotaban con un paño limpio.

El gran salto que dio la medicina en el siglo XX se debió más al progreso en la higiene que a los nuevos farmacos. La mayoría de las religiones incluyen en sus preceptos algunas reglas 100 % higiénicas: el uso de la mano derecha o de la izquierda para los actos <<puros>> o <<impuros>>; la prohibición de comer carne, como la de cerdo, para evitar enfermedades infecciosas; los ayunos para <<purificar el cuerpo>> …

 

Todo esto y mucho más lo encontrarás en la revista Okapi nº 119

¡No te lo pierdas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s