Día Universal del Niño- 20 de Noviembre

 Hoy, 20 de noviembre, se celebra el  Día Universal del Niño. El mismo, es un día consagrado a la fraternidad y a la comprensión entre los niños del mundo y destinado a actividades para la promoción del bienestar y de los derechos de todos los menores del mundo.
Por este motivo, en la biblioteca  queremos recordar cuáles son los derechos fundamentales que asisten a todos los niños por el hecho de serlo. A través de estos 10 cuentos podemos  conocer los díez principios básicos  que todos debemos conocer y cumplir.

¡ Tú también, Sara! ¡Buenas noches! caja mágica El niño sin nombre La golondrina viajera La sonrisa de Carlos Los gemelos de la colina Me llamo Asetu Ni naranja ni Lila Un accidente

Los encontrarás en la biblioteca

dia-universal-del-nino

Anuncios

19 DE OCTUBRE, DÍA INTERNACIONAL DEL CÁNCER DE MAMA.

cancer_de_mama
Cada año, el 19 de octubre se celebra el Día Contra el Cáncer de Mama, desde la Biblioteca de Pinilla queremos sumarnos a la lucha contra esta enfermedad. En España se diagnostican 22.000 casos de cáncer de mama al año y una de cada ocho mujeres tiene el riesgo de sufrir esta enfermedad.
En la Biblioteca podrás encontrar información para aprender a prevenir el cáncer de mama y/o el cáncer en general.

Y no olvidéis acudir a vuestra cita anual con el ginecólogo para que os explore y realice una mamografía o ecografía mamaria.

Este verano… Roald Dahl

 El superzorroprincipal-superzorro_grande

Érase una vez tres granjeros que vivían en un bonito valle. Benito, Bufón y Buñuelo, que así se llamaban los granjeros, eran el símbolo de la glotonería, de la suciedad y de la fealdad. Pero, érase también un zorro listísimo que vivía con su familia en el agujero de un árbol enorme, cerca del valle. Los tres granjeros querían eliminarlo para que no les robara más gallinas, pero el Zorro, que era listísimo, escapaba con su botín casi siempre y dejaba confundidos a los tres siniestros vecinos. A pesar de que las trampas para eliminarlo eran cada vez más burdas y violentas, don Zorro consiguió huir de sus malvados perseguidores y empezar a vivir con su familia en un lugar tranquilo y seguro para todos.

Este verano… Roald Dahl

portada-charlie-gran-ascensor-cristal

El señor Wonka ha cedido a Charlie su gigantesca y fabulosa fábrica de chocolate. Acompañado por su familia, Charlie se monta en un gran ascensor de cristal que sube y sube hasta entrar en órbita. Al llegar al espacio, se encuentran con personajes monstruosos y viven maravillosas aventuras.

Este verano… Roald Dahl

james melocoton

James Henry Trotter es un niño infeliz que vive con sus tías desde que murieron sus padres. Su tía Spiker y su tía Sponge son dos mujeres mezquinas y egoístas, que lo maltratan constantemente. James se siente muy solo y sueña con salir de su casa y tener amigos. Un día James se encuentra en su jardín con un extraño anciano de pequeño tamaño, que le da una bolsa llena de cositas verdes y mágicas. El anciano le dice que si el contenido de esa bolsa se toma con agua comenzarán a pasarle cosas maravillosas y nunca más volverá a ser desgraciado. Pero el muchacho tropieza en el jardín debajo de un melocotonero, la bolsa se abre y las cositas verdes se desparraman por el suelo. Al poco tiempo se han filtrado en latierra y se han perdido para siempre. A la mañana siguiente el melocotonero tiene un melocotón del tamaño de una casa. Su fama se extiende por la región y vienen gentes de todas partes a verlo. Las tías de James comienzan a cobrar entradas y encierran al muchacho durante el día para hacerlo trabajar por la noche recogiendo las basuras de los visitantes. Sin embargo James descubre un túnel excavado que lleva al corazón del fruto. Allí viven unas extrañas criaturas: Un viejo saltamontes, un gusano de tierra, un gusano de seda, un gusano de luz, un ciempiés, una araña y una mariquita. Todos ellos tienen el mismo tamaño que él y pueden hablar. El muchacho no tarda en hacerse su amigo y juntos huyen de la casa hasta llegar al mar. Ahí comienza un largo viaje hacia Nueva York en el que son atacados por tiburones y finalmente llegan a su destino. James alcanza por fin la felicidad y nunca más vuelve a sentirse solo ni desgraciado.

 

Este verano… Roald Dadhl

Las brujas

Las brujas de todo el mundo, bajo la apariencia de señoras corrientes, están celebrando su Congreso Anual. Han decidido aniquilar con un ratonizador mágico a todos los niños. Pero el protagonista de esta historia y su abuela conseguirán convencerlas gracias al ratonizador mágico.

Las brujas

Este verano… Roald Dadhl

Cuentos en verso para niños perversos            

  CAPERUCITA ROJA Y EL LOBO

Estando una mañana haciendo el bobo

le entró un hambre espantosa al Señor Lobo,

así que, para echarse algo a la muela,

se fue corriendo a casa de la Abuela.

“¿Puedo pasar, Señora?”, preguntó.

La pobre anciana, al verlo, se asustó

pensando: “¡Este me come de un bocado!”.

Y, claro, no se había equivocado:

se convirtió la Abuela en alimento

en menos tiempo del que aquí te cuento.

Lo malo es que era flaca y tan huesuda

que al Lobo no le fue de gran ayuda:

“Sigo teniendo un hambre aterradora…

¡Tendré que merendarme otra señora!”.

Y, al no encontrar ninguna en la nevera,

gruñó con impaciencia aquella fiera:

“¡Esperaré sentado hasta que vuelva

Caperucita Roja de la Selva!”

-que así llamaba al Bosque la alimaña,

creyéndose en Brasil y no en España-.

Y porque no se viera su fiereza,

se disfrazó de abuela con presteza,

se dio laca en las uñas y en el pelo,

se puso la gran falda gris de vuelo,

zapatos, sombrerito, una chaqueta

y se sentó en espera de la nieta.

Llegó por fin Caperu a mediodía

y dijo: “¿Cómo estás, abuela mía?

Por cierto, ¡me impresionan tus orejas!”.

“Para mejor oírte, que las viejas

somos un poco sordas”. “¡Abuelita,

qué ojos tan grandes tienes!”. “Claro, hijita,

son las lentillas nuevas que me ha puesto

para que pueda verte Don Ernesto

el oculista”, dijo el animal

mirándola con gesto angelical

mientras se le ocurría que la chica

iba a saberle mil veces más rica

que el rancho precedente. De repente

Caperucita dijo: “¡Qué imponente

abrigo de piel llevas este invierno!”.

El Lobo, estupefacto, dijo: “¡Un cuerno!

 

¡ Uno de nuestro preferidos!